Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘compromiso’

¿Un equipo sin crack o un crack sin equipo? (3ª parte)

Fuentes:
Managing the Dream. Reflexiones sobre cambio y liderazgo. Waren Bennis
La nueva gestión del talento. Construyendo compromiso. Pilar Jericó.

En el artículo anterior continuamos analizando las estrategias necesarias para un correcto trabajo en equipo, repasando específicamente las tácticas del Seleccionado de Hockey que sirven para sacar “el león” que llevan dentro los Recursos Humanos. En esta tercera y última parte veremos en profundidad la importancia del talento en las organizaciones y sus componentes, para poder responder finalmente al interrogante que planteamos en nuestro título.

Liderazgo y desarrollo del talento

Talento_1 Leonardo da Vinci y Louis Pasteur tenían talento. Pero cuando hablamos del talento que requieren las empresas para innovar y crear valor a sus clientes, no pensábamos en ese tipo de talento genial. Nos estábamos refiriendo a otra clase, al que caracterizó, por ejemplo, a Lionel Messi para que el Barcelona se alzara el año pasado con la Triple Corona: Liga de Campeones de la UEFA; Supercopa de Europa de la UEFA y Copa Mundial de Clubres de la FIFA, nos vamos a ocupar de lo que sucede cuando un equipo alcanza resultados superiores (más bien extraordinarios).

Mientras que Leonardo da Vinci pintó a la Gioconda en solitario, Messi no ganó en solitario, lo hizo con un equipo. Sin el resto de sus compañeros, no hubiera sido posible tal victoria. Sin embargo Messi en Sudáfrica 2010, no se destacó como lo hace en España y los resultados de su equipo, la Selección Argentina, lejos estuvieron de ser brillantes. Esto es lo que define a los profesionales y a las organizaciones con talento. Mientras que los primeros alcanzan resultados o colaboran para que se consigan, las organizaciones facilitan que el talento de las personas que la constituyen se libere, aporten el máximo valor posible y colaboren a generar talento organizativo.

Talento_2En definitiva, aunque el diccionario defina al talento como una capacidad individual, más vinculada a la inteligencia, nos debemos referir a aquél que necesita de una organización para desarrollarse plenamente y que va más allá de la inteligencia lógico-matemática. Definimos al profesional con talento como un profesional comprometido que pone en práctica sus capacidades para obtener resultados superiores en un entorno y organización determinados, sin embargo parafraseando a Pilar Jericó: “todos tenemos talento, pero no tenemos talento para todo”. Ya la Biblia cuando habla de la parábola de los talentos cuenta cómo un mercader tenía tres criados a los que les repartió cinco, tres y un talento antes de partir de viaje. Mientras los dos primeros los invirtieron e incrementaron el importe asignado, el último lo escondió y conservó la misma cantidad. Cuando volvió el mercader, alabó a los primeros y reprendió al tercero… ¿Motivo? En términos económicos, porque no había alcanzado resultados pese a haber tenido el potencial. De alguna manera la Biblia sugiere: talento = resultados.

El profesional con talento alcanza resultados superiores, pero necesita estar en una organización que se lo permita. Cada organización necesita un tipo de talento y cada profesional puede desarrollarse mejor en unas organizaciones que en otras, en unos roles que en otros, esto que puede resultar tan obvio, no siempre lo es. Piense, por ejemplo, en los hospitales. Al médico que más conoce la especialidad se le suele nombrar jefe de sección y no por ello es el más cualificado para orquestar al resto de médicos de su área.

Podemos contestarnos entonces la pregunta que iniciaba este artículo: la Selección Argentina fue un crack sin equipo. Quedó demostrado que si un profesional no alcanza resultados superiores en un determinado entorno, no significa que no pueda hacerlo en otro entorno, en otra empresa o en otro equipo.

Talento_3 Pues bien el talento requiere de tres ingredientes básicos: capacidades, compromiso y acción.

Las capacidades son los conocimientos, habilidades y competencias o actitudes. El segundo ingrediente del talento es el compromiso, esto es la involucración total, el máximo compromiso. Hay dos formas de vincularse en el trabajo, de la misma manera que sucede con los protagonistas de la historia del desayuno compuesto por huevos fritos con jamón. Mientras la gallina se implica, el cerdo se involucra. Es necesario que la organización involucre “cerdos”, que se comprometan de lleno con el proyecto.

Si las capacidades constituyen el substrato básico del talento, el compromiso es el motor para que el profesional aporte lo máximo posible y no se marche a otra compañía.

Volviendo a nuestra Selección creo que capacidades individuales sobraban y compromiso fue sobre lo que más trabajó el DT, sin embargo… el último ingrediente del talento es la acción y aquí se falló

El talento requiere de los tres ingredientes al mismo tiempo: conseguir desplegar las mejores capacidades de los miembros de un equipo, comprometerlos con el proyecto y hacer actuar al equipo en pos de buscar un resultado. Si falta alguno de los ingredientes, no se alcanzan los resultados superiores, y en consecuencia no estamos frente a una organización con talento. Una persona que conduce un equipo tiene talento sólo si es capaz de conseguir valor de ese equipo.

Si el profesional tiene compromiso y actúa, pero no dispone de las capacidades necesarias, casi seguro que no alcanzará resultados y su esfuerzo sólo se traducirá en buenas intenciones. Si por el contrario, dispone de capacidades y actúa pero no se compromete con el proyecto, puede que alcance resultados, pero su falta de motivación le impedirá generar un valor superior al impuesto por el jefe.

Si, por el contrario, el profesional tiene capacidades y compromiso, pero cuando actúa no tiene una conducción que le indique cuál es el objetivo y el curso de acción para conseguir ese objetivo, tampoco obtendrá los resultados deseados por la sencilla razón de que no se hace una correcta asignación de recursos, roles y funciones a cada uno de los miembros del equipo y la organización aparecerá como “dormida” porque no es una organización proactiva en su conjunto. Detrás de las grandes ideas siempre debe haber un equipo perfectamente organizado y motivado para mejorar continuamente y obtener resultados extraordinarios.

La idea en síntesis

Fuente: Harvard Business Review. Octubre 2010.
“Más allá del talento individual: lecciones de Sudáfrica 2010” — Hermans, Michel y  Scioli, Alejandro

La competencia entre “empresas” estructuralmente similares en el Mundial de Sudáfrica 2010, nos ofrece valiosas lecciones para mejorar la gestión del talento en el contexto empresarial. Si bien los equipos con una base de talento mayor obtuvieron mejores resultados, también hubo varias selecciones nacionales que lograron resultados que no se explican a partir de la calidad de sus jugadores individuales. En otras palabras, el desempeño organizacional no se explica a partir del talento individual de los empleados.

Talento_4 Depender de megaestrellas individuales tampoco favorece el desempeño. Para desgracia de sus equipos, varios jugadores estelares se deslucieron en el Mundial. Por el contrario, los mejores jugadores del torneo tienen en común que pertenecían a equipos que funcionaron como conjunto. Finalmente, si bien es importante contar con ejecutivos talentosos, el caso del entrenador de la selección inglesa – Fabio Capello – sugiere que el talento ejecutivo agrega poco cuando no está sintonizado con la organización en que es empleado.

Aplicadas al contexto empresarial, las lecciones de Sudáfrica 2010 implican que la gestión del talento es más que atraer, desarrollar y retener individuos. Un enfoque organizacional para la gestión del talento significa que las empresas necesitan definir sus prácticas de gestión de RRHH en función de las capacidades organizacionales que permitan superar a la competencia. Sólo de esta manera pueden lograr que sus empleados se conviertan en talentos que contribuyan al éxito de la empresa.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 84 seguidores